domingo, 12 de noviembre de 2017

La primera vez


De noche, de madrugada de tugurio, de asfalto invadido por la intrusa luz de faroles y esquinas expectantes.
Una rubia, que lo acompañó a través de la alargada media cuadra, subiendo las escaleras hasta llegar a la habitación y desnudarse, lo invitó a acercarse. Inexperto, tímido, vulnerable, se desvistió y dejó ver sus miserias.
Las manos presionaron, apretaron y aprisionaron el cuerpo de él, aferradas a sus glúteos jóvenes y tensos, como si lo disfrutaran; atrás y adelante, atrás y adelante, sudor, éxtasis y el final: primera y última vez.


                L.C.S

No hay comentarios.:

Publicar un comentario